Grape–Kun, el pingüino que tenía Waifu murió durante la noche del día de ayer. La noticia se hizo saber por un Tweet del Zoológico Toubu, hogar de Grape–Kun antes de abandonarnos. Recordemos que Grape–Kun tenía una edad demasiado avanzada para su especie (20 años), por lo tanto, su inminente fallecimiento llegó golpeando la mesa, conmocionando a todo Internet al enterarse de la triste noticia.

Pero ¿Quién era Grape-Kun?

Grape-Kun fue un pingüino de Humbolt, especie que habita principalmente en la costa oeste de Sudamérica. Este pingüino en particular pertenecía al zoológico de Toubu en Japón, lo que lo diferenciaba de otros animales de su especie, lo cual volvía loco a Internet, era su singular historia de amor con una imagen de Hululu, personaje de Kemono Friends. Grape-Kun conoció a Hululu gracias a una campaña publicitaria hecha por el mismo zoológico en donde personajes de este anime fueron colocados en el hábitat de cada animal dentro del zoológico, siendo Hululu quien llegó al lugar donde Grape-Kun vivía. Como era de esperar, los animales no prestaron mucha atención a estas singulares imágenes impresas en cartón, a excepción de cierto pingüino que se pasaba observando la figura de Hululu día y noche.

La obsesión de Grape-Kun por Hululu se hizo evidente en cuanto el pingüino dejó de comer en su afán de observar fijamente a su contraparte en 2D, esto preocupó a los cuidadores del zoológico obligándolos a aislar a Grape-Kun de su objeto de admiración. Obviamente Internet no se quedó al margen de esta anécdota, y pronto no solo en Japón, si no que en el mundo entero empezaron a compartir la noticia, junto a varios fans arts que ilustraban esta romántica historia. Así fue como el nombre de Grape-Kun quedó grabado en la historia de Internet como el pingüino que tenía waifu. La popularidad de Grape-Kun provocó que incluso la seiyuu de Hululu Ikuko Chikuta, visitara al singular pingüino en medio de su trabajo promocionando el zoológico al interpretar a la amada de nuestro protagonista, sacándose una foto con él de paso.

Lamentablemente la historia de Grape-Kun terminó demasiado rápido para nosotros y hoy nos toca llorar su muerte. Aun pese a la triste noticia, debemos agradecer el hecho de que haya tenido una larga vida y que, en sus últimos momentos haya sido Hululu quien cuidara de él. Tengamos esperanza en que Grape-Kun descanse en el regazo de Hululu en el cielo.